El original y patentado acondicionador de agua electrónico, ScaleWatcher® La alternativa inteligente al tratamiento de agua dura en su hogar o su negocio

Clic aquí para:

Incrustaciones minerales

Scalewatcher puede prevenir incrustaciones y quitar las 
capas existentes sin utilizar sustancias químicas. Existen numerosos ejemplos en la industria que resultaron satisfac-torios. El lanzamiento de este producto en 1991 fomentó la investigación de este fenómeno, que en ese entonces no era del todo comprendido, en las universidades. Actualmente esta tecnología está ampliamente aceptada. Gracias a los gerentes de compañías de la industria a los que en los comienzos no les importó que se rieran de ellos cuando evaluaban el rendimiento de Scalewatcher en el campo, el tratamiento físico del agua ha reemplazado el uso de sustancias químicas y continuará haciéndolo.

Óxido

Un efecto secundario increíble del producto aplicado a tuberías de hierro con oxígeno que contienen agua es que el óxido deja de formarse. El óxido desaparece y es reemplazado por una capa protectora muy delgada, denominada magnetita. Existen sustancias químicas que tienen el mismo efecto, pero Scalewatcher lo logra de forma natural, utilizando campos eléctricos y magnéticos inofensivos, que no implican costes 
recurrentes y no contaminan el medio ambiente.

Limo

Un efecto secundario previsible es que la biopelícula que contamina el agua de proceso se reducirá radicalmente debido al efecto de limpieza de Scalewatcher. La zona de reproducción de las bacterias desaparece y con ella las pro-pias bacterias. Este efecto se observa especialmente en pis-cinas, pero también en torres de refrigeración. Con Scalewatcher, una torre de refrigeración puede funcionar sin sustancias químicas para inhibir el limo, la corrosión y el crecimiento de biopelícula.

Evacuación del agua

En un mundo civilizado, las industrias deben pagar por el agua que evacuan. Un ejemplo de esto es la purga de las calderas de vapor o torres de refrigeración. Como la mayoría de estos equipos utilizan un sistema de purga automático basado en la conductividad eléctrica del agua, la causa del ahorro de agua se hace evidente. Cuanto más se demora en alcanzar un determinado nivel de conductividad, menor será el número de purgas. Si se añaden sustancias químicas al agua, la conductividad aumentará. Además la torre puede funcionar con un ciclo de concentración mayor. Así, es po-sible ahorrar, como mínimo, un 50 % en el uso de agua. El total de ahorros obtenidos en el uso de agua, los costes de evacuación de agua y los costes de sustancias 
químicas resultan en una recuperación extremadamente rápida de una única inversión.


Algunos problemas de la industria que aún se tratan con sustancias químicas: